La única forma de multiplicar la felicidad es compartiéndola

Es por esto que junto a un grupo de amigos y amigas nos unimos el pasado Viernes 9 de Enero 2010, con destino a Solca en Portoviejo,  para compartir un poco de alegría a aquellos niños que desde muy pequeñitos tienen dolencias en su delicado cuerpecito porque reciben quimioterapia o tratamiento para combatir el cáncer, que les quita energías pero no los deseos de  jugar, correr, reír, caminar, etc.,  

Llegamos a las 9h00, hicimos dinámicas con los niños, padres de los bebes, enfermeras; brindamos frutas y dulces, El padre Alberto (Párroco de la iglesia EL DIVINO NIÑO) hizo una oración por la salud de cada uno de ellos, también le llevamos juguetes e incluso a los niños que estaban en terapia intensiva; retornamos a Manta a las 12h00 con sentimiento de satisfacción, energías renovadas, y una felicidad desbordante.

Les agradezco a todos los amigos que se unieron a esta causa; y  al comité de damas,  enfermeras, doctores por permitirnos vivir esta experiencia.

img_0755 img_0756 img_0775 img_0778